Barbos en la niebla.


Hace una semana acudimos a pescar comizos, ya que según la predicción meteorológica tendríamos buen tiempo y esto nos animo a lidiar con lo que “posiblemente” fuese la última jornada tras los barbos en este año.
Durante el camino ya se podía prever el panorama con el que nos encontraríamos, había una niebla espesa que no tenía intención de retirarse, al llegar al lugar elegido, efectivamente la niebla lo cubría todo, dejando bien claro que la técnica a emplear ese día debía ser adaptada a las adversas condiciones.




Hace algún tiempo creía que era imposible pescar barbos a pez visto en días con ausencia del sol, una cosa es alguna nube suelta y otra es un cielo totalmente encapotado, pues por varias experiencias de un tiempo a esta parte ,en las que unas veces por sorpresa y otras aun a sabiendas de la existencia de nubes, he lidiado con los barbos con total ausencia del sol.
No es una pesca apta para todos, pues en ocasiones es desesperante y no siempre nos depara las capturas que esperaríamos, pero yo personalmente ya no me quedo en casa porque este el día malo.

Buscar reculas protegidas del viento, ya que las aguas totalmente calmas nos ayudaran a detectar a los peces, cualquier movimiento por parte de los barbos será inmediatamente detectado, no es menos cierto que con aguas muy batidas por el aire también se pesca, pero eso es otro tema.

Estas reculas, si están flanqueadas por cerros o paredes altas producirán una sombra en la orilla opuesta que nos facilitara y mucho la localización de los peces, pues este reflejo nos proporcionara una “franja” en la que podremos visualizar el fondo, otra manera de conseguir esta “franja” será andar alejados de la orilla a unos 8-10 metros, siempre y cuando tengamos un poco de desnivel, en principio es difícil de entender, pero quien haya experimentado este efecto de la luz, sabrá de que hablo.

Por otro lado ,si ya hemos conseguido algo de visibilidad gracias a lo que yo llamo “franjas”, hemos de tener claro que si normalmente el sigilo y precaución son necesarias para esta pesca, en este caso cobra una importancia absoluta, y hemos de andar a cámara lenta y haciendo esperas prolongadas aguardando a que los peces entren en nuestra zona, y no nosotros en la suya como suele ser lo normal.

Si todo se hace correctamente no tardaremos en comenzar a sacar peces, pero muy importante el sigilo, cuidado con lo que pisamos al dar un paso, es esencial el silencio y seguramente nos iremos a casa contentos.





En cuanto a la jornada que nos ocupa, no se dio mal del todo, siguiendo estas pautas pude llevar a mis manos algo más de una docena de barbos, entre ellos algún buen comizo y mi compañero también saco alguno, solo se retiraron las nubes al atardecer, dándonos un espectáculo de cebas por todo el embalse, una imagen preciosa con el sol poniéndose entre los cerros.


1 comentarios:

  1. Sobre el efecto de la luz sobre el agua se podría escribir mucho, personalmente prefiero la pesca en cortados y desniveles que en playas, solo es necesario andar retirados de la orilla ya que los barbos también nos verán a nosotros antes que en las playas. Buenas capturas Carlos a pesar de las fechas se te dio bien, un saludo

    ResponderEliminar