Barbos grandes…a veces.

No todos los días son fiesta y en ocasiones los grandes ejemplares se nos pueden resistir, hasta aquí, todo normal, pero cuando un embalse nos ha regalado durante varios años seguidos barbos siempre por encima de los 50 a 60 centímetros y de repente de una temporada a otra estos desaparecen y los barbos que dan la cara son únicamente los pequeños, nos puede dar que pensar.

Precisamente esto es lo raro, que la población de barbos en un embalse sea únicamente de gran tamaño, como es el caso de varios que frecuento, sin lugar a una pirámide poblacional, es decir durante varias temporadas continuadas es anécdota la aparición de barbos pequeños por debajo de los 30 centímetros, quien viva un caso similar sabrá de lo que hablo, pues como he podido comprobar aunando situaciones esto es el preludio de un descenso repentino en la calidad de los peces.

www.barbosconmosca.com

 

www.barbosconmosca.com

Sequia y población

Un barbo macho suele tardar de media entre 3 a 4 años en alcanzar la madurez sexual, lo cual suele coincidir con un tamaño de 30 centímetros, siendo algo superior en el caso de las hembras, si un embalse sufre tres años seguidos de escasez de lluvias, tal y como suelen ser las etapas de sequia de la península, obtenemos tres primaveras seguidas en las que la freza cuenta con un bajísimo o nulo éxito, lo que provoca que los grandes ejemplares que ya contaban con al menos ocho años de edad comiencen a envejecer, algunos morirán y otros desaparecerán en los fondos del embalse, el año en el que las lluvias sean copiosas , tal y como ha sido esta pasada temporada, se conseguirá sacar adelante una freza con un índice de éxito elevadísimo y la cantidad de pequeños barbos será muy importante, aumentando durante los próximos cuatro años la cantidad de barbos pequeños por las orillas, desapareciendo progresivamente los grandes ejemplares.

 

www.barbosconmosca.com

Equilibrio.

Es por lo tanto un síntoma de salud poblacional y un buen indicativo de que el embalse recibe el agua necesaria, si cuando estamos pescando barbos, capturamos de todos los tamaños, desde los pequeños, los “normalitos” y de vez en cuando un buen torpedo, y aunque de nuestros embalses preferidos en los que siempre hemos capturado enormes peces, estos vallan desapareciendo, siempre será una buena estampa el contemplar grupos de pequeños barbos, sin duda en unos años recuperaremos las añoradas jornadas.


6 comentarios:

  1. ANTONIO-TODOAMOSCA-
    Totalmente de acuerdo con tu conclusión. Te cuento, como sabrás las lluvias durante estas dos últimas primaveras han sido muy abundantes en las zonas en las que yo frecuento sur-oeste de la peninsula, pues este verano se han podido ver miles de alevines de barbos en estos embalses, y a su vez miles de basses que llenan sus panzas de éstos. Por lo tanto las próximas temporadas nos encontraremos con una alta población de pequeños barbos en detrimento de los grandes barbos.
    Algo similar ha ocurrido con los basses en un pantano de los que frecuento, a lo que ya dediqué una entrada en mi blog.
    La conclusión es que los embalses sufren ciclos en las que las poblaciones de peces se regulan naturalmente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sabias palabras Carlos. Has profundizado de manera "científica" en una de las claves que dan explicación al panorama que nos vamos encontrando en nuestros escenarios de pesca. En el sur esa caracetrística se acentúa un poco más quizá, puesto que los ríos suelen ser estacionales, con lo que no sólo está en juego que lleven más o menos agua, sino que es cuestión de que existan o no. Por estos lares no hay termino medio. O tenemos unos deshoves increibles o no vemos un sólo barbo en los cauces puesto que no llevan agua y se limitan a hacer lo propio en la orilla de los embalses, con los riesgos que ello conlleva.
    Un abrazo y interesante entrada Carlos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios Antonio y Luis, es cuestión de ir atando cabos, es una situación cíclica que se puede ver en algunos embalses muy claramente, de hecho aquí también los hay en los que el rio directamente desaparece.Cada ocho años más o menos, siempre y cuando el alimento sea abundante y no haya una gran competencia se repiten varias temporadas de grandes barbos, al menos estas etapas no suelen ser coincidentes en todos los lugares.

    Un saludo a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Carlos buena entrada y con lo que han dicho lo compañeros poco mas se puede decir. Es buena señal que parezcan barbos mas pequeño con lo que quiere decir que de aquí a un par de años o tres tendrás de nuevo buenos barbos.

    ¿En los embalse que pescas grande barbos se suelen ver muchos de buen tamaño?

    Me han hablado de un embalse de grandes barbo pero con el problema de que se ven muy pocos.

    El articulo de trofeo esta del carajo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hay determinados lugares en los que solo hay barbos por encima de los 50 -60 en adelante, pero estos son los sitios en los que las poblaciones suelen se cíclicas.
    Otra cosa es que haya de todo tipo y los grandes se vean menos, esto es realmente más sano para su población.

    Un saludo Álvaro.

    ResponderEliminar
  6. Con la trucha ocurre que cuando viene un invierno muy lluvioso, las truchas no pueden frezar con garantías o lo hacen cuando ya ha comenzado la temporada. Es por ello que al cabo de unos años nos encontraremos con un vacío de ejemplares, que corresponderían a los nacidos en ese año.
    Si es que todo tiene su explicación.
    Saludos

    ResponderEliminar