Al fin el otoño.

Tras un verano excesivamente largo, parece que llega el otoño de manera definitiva, sin duda época acompañada de lluvias muy esperada y necesitada, el estado del campo en muchos lugares es bastante penoso y en muchos embalses los barbos estaban ya sobre la cuerda floja.

Aguas excesivamente calientes y con unos grados preocupantes de eutrofización estaban llevando al limite a ciertas poblaciones, eso es lo que encontramos en una de nuestras últimas salidas, demasiados barbos enfermos y débiles que directamente nos hacia seguir al pez con la vista para diferenciar su estado antes de hacer el lance, lo último que necesitaban estos peces era el esfuerzo de luchar para evitar ser atrapado.

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

No tengo fotografías pues evitamos sacar barbos en malas condiciones y únicamente lanzábamos sobre los que presentíamos estarían sanos, sacando varios rondando los 60 centímetros y siendo el resultado de la jornada algo sencillamente impresionante, fácilmente rebasamos las cuarenta capturas cada uno, una locura.

www.barbosconmosca.com

Llama la atención la diferencia de los barbos del embalse con respecto a los ríos, ya era necesario que las temperaturas se templasen y entrase agua nueva con oxigeno, espero que se recuperen sin problemas.


6 comentarios:

  1. Muy bonitos barbos, y por lo que cuentas la pescata a sido brutal.
    Estos días parce que los ciprinidos están igual de locos en todas partes.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por esos impresionantes barbos Carlos.Te honra tu cuidado y cariño por estos ciprìnidos , cosa que comparto.Creo que lo primero como buen pescador es respetar y valorar a estos animales que nos dan tantas alegrias,y estar concienciados en mimar el entorno que les rodea.
    Un saludo y a seguir con tanto èxito.

    ResponderEliminar
  3. No sabía que se tratase de falta de oxigeno y altas temperaturas, pensaba que serían los parásitos, al menos ya llegó el otoño.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por eso barbos tan bonitos y por esas fotos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Ese lugarcito lo conozco yo...jejej! Cuando has estado deserto.
    Un saludo, hablamos.

    ResponderEliminar
  6. Si Javier, esta última salida fue una pasada, aun evitando los enfermos sacamos hasta decir basta.
    Tal y como dices, Francisco, me preocupo mucho de los barbos, sufro bastante cuando los veo en malas condiciones e incluso prefiero no lanzarles si se que no están en condiciones, similar a lo que ocurre en época de freza, pescarlos así me parece un acto bastante reprochable.
    Antonio, los parásitos son una consecuencia de las temperaturas excesivas y la falta de oxigeno, esto debilita las defensas de los barbos y deja campo abierto para los parásitos y enfermedades. Cuando el agua está verde es el proceso de eutrofización lo que deja el agua sin oxigeno, las colonias de algas lo consumen y estas proliferan debido a un exceso de hidrogeno que en buena parte se origina de los productos de abonos químicos utilizados en cultivo y por las ganaderías…es complicado, pero si se controlase este asunto se evitarían muchos desastres.

    Gracias Álvaro, espero que sigáis disfrutando por el sur!

    Claro que lo conoces Roberto, jajaja, si casi pierdes la pierna por el ansia…Cuidate!

    ResponderEliminar