Ilusión.

Parece mentira como pasan el tiempo, estoy escaneando fotografías “de las de papel” para tenerlas archivadas y es impresionante como se pasan los años, estas en concreto ya cuentan con un decenio, ni más ni menos que 10 añitos.

 www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

 www.barbosconmosca.com

Por aquel entonces ya andaba tras los barbos con mis moscas y aunque ciertamente pocas veces conseguía sacar grandes piezas cada captura sabia a gloria, y aunque no lo parezca todo cambia en este tiempo, incluso los lugares pescados.

Si hay algo que me ocurría en aquel entonces y por suerte sigo sufriendo es el hormigueo la noche anterior a salir de pesca o ese “no sequé” por ir a un nuevo escenario, procuro conservar la ilusión y buscar nuevos destinos y retos. Pues no quiero dejar de sentir esa sensación, la sensación de no saber que me esperara en las aguas o en que maravillosos territorios tendré la suerte de poner los pies.

¿Sabéis de lo que hablo, verdad?


4 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo,cuando empezé con la mosca hará tres años, aluciné con mi primera carpa y ya no lo pude dejar.
    cada vez que voy a un sitio nuevo suelo tener buen día y cuando repito mal día, a mí me quita el sueño cuando al día siguiente voy a pescar y empiezo voy "aquí" o voy "allí" cuando el sitio no es lo mas importante sino la actividad de los peces.
    cuando vas a un sitio nuevo yo creo que lo que recuperas es la "inocencia del primer día" en que todo es flipante por mal que lo hagas, un saludo

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo Carlos, cuando se visita un nuevo lugar, río o embalse además del nerviosismo que nos produce la pesca, esa incertidumbre producida por lo nuevo, por lo desconocido, en mi caso esta sensación se prolonga durante los días anteriores cuando escudriñamos el sitio en cuestión, que mosca pongo, por donde entro... Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que razón tienes. Ese gusanillo que no falte; si faltara alguna vez mal va el asunto...

    ResponderEliminar
  4. La pesca es el antes, el mediante y el después. La ilusión de planificar una jornada no te la quita nadie. Aaaaaaaaah¡¡ Y esas fotos antiguas...que alegría da cuando las encuentras o algún amigo te las enseña.

    Saludos

    ResponderEliminar