La huella del tiempo.

No, este blog no se ha convertido en una página dedicada a las divagaciones filosóficas o existenciales, sigue siendo de pesca, de pesca de barbos con mosca. Pero hay ocasiones en las que lo vivido no puede por menos que hacernos pensar en que estamos haciendo con nuestros ríos, aguas y peces.

He salido a explorar nuevas aguas, con todas las esperanzas puestas en un rio que prometía ser un nuevo destino para esta temporada. Al llegar la cosa no podía tener mejor aspecto, un rio abierto lo suficientemente ancho y lo bastante somero como para ser un tramo que me daría muchas alegrías en los próximos meses, aguas relativamente transparentes y un fondo de arenilla más que vadeable, solo me faltaba encontrar barbos, aunque en estas fechas será complicado…

www.barbosconmosca.com

 

www.barbosconmosca.com

Cuál es mi sorpresa cuando encuentro un yacimiento arqueológico de una antigua villa romana, dicho yacimiento, a orillas del rio resulta contar entre sus objetos más preciados con unos mosaicos perfectamente conservados. A pesar de no poder acceder por no tener suficiente tiempo si puedo observar en fotografías que uno de estos mosaicos estaba dedicado a las aguas y divinidades del rio:

-¡Qué maravilla! (digo para mis adentros).

Pero mayor es la sorpresa cuando veo que en dicho mosaico aparece un viejo y querido amigo… ¡un barbo!

Sí señor, un barbo en un mosaico con más de 1.600 años, señal inequívoca de que al menos en esos tiempos pretéritos las aguas albergaban a estos maravillosos peces.

Con esta sorpresa y la increíble alegría que me recorre el cuerpo decido continuar prospectando el rio en busca de los descendientes de aquel pétreo e inmortal barbo, mientras camino por las orillas intento imaginar cómo sería el rio en aquellas épocas, a buen seguro que en mejores condiciones que hoy en día. Imagino las cristalinas aguas, rodeadas de un precioso bosque de ribera y veo en sus aguas cientos de barbos correteando felices por las chorreras.

Si, se que suena fantasioso, pero estoy convencido que no se aleja mucho de la realidad de esos tiempos pretéritos.

De repente y como si una bofetada me sacara de mi fantasía, un olor penetrante y pútrido me hace despertar, lo que revelan mis ojos es incluso peor que lo que he olido. Un pequeño arroyo procedente del pueblo cercano, que vierte sus aguas al rio, viene totalmente contaminado, posiblemente por un vertido químico cercano, agua de color azul, espuma y el inconfundible olor a productos químicos hacen que estar cerca de la chorrera sea insoportable, por lo que me alejo rio arriba con un buen cabreo.

www.barbosconmosca.com 

No entiendo como en los tiempos que corren sigan existiendo “cenutrios” que cometan este tipo de actos, pero intento olvidarlo y continuo rio arriba buscando algún bigotudo.

Cuando vuelvo a asomarme al rio, la decepción y la pena vuelven a hacer presencia, una orilla llena de despojos y basura de todo tipo. Enganchados a las ramas, venidos de aguas arriba, latas, botellas, latas, y todo tipo de desechos… ¡para echarse a llorar!

www.barbosconmosca.com 

Después de este lamentable espectáculo decido deshacer camino y regresar al coche, mientras voy pensando en la situación, no puedo entender como semejante grado de dejadez y desprecio por la naturaleza puede pasar impune día tras día, cada vez estoy más desengañado con la raza humana, no comprendo como a estas alturas de la película se ha podido perder tanto el respeto hacia el resto de seres vivos.

www.barbosconmosca.com

Y entonces me viene a la mente el barbo del mosaico…y no puedo evitar pensar que aquellos hombres que nos precedieron vieron a este animal como un ser divino, digno de ser representado en piedra. Seguro que los desmanes que hoy en día se cometen contra la naturaleza no lo eran tal en tiempos pasados, y ahí está la contradicción ¿evolucionamos o involucionamos?

Si no cambian ciertas conciencias y maneras de ver el mundo nuestra huella en el tiempo no será digna y posiblemente se nos recuerde como a una mala enfermedad, quizás deberíamos aprender algo de nuestros antepasados, que sin duda vivían en mayor armonía con el medio y su “huella” es bien distinta.

www.barbosconmosca.com 

Pdta. Siento ponerme tan “pesado”, no os asustéis, pero hay cosas que no se deberían permitir.


11 comentarios:

  1. Buena entrada Carlos.
    Lo que has visto no es un hecho aislado como bien sabes, sino una pesadilla presente en casi todos nuestros cursos fluviales.
    Si nuestro "pétreo amigo", como lo defines, ha conseguido permanecer en esas aguas hasta nuestros días no podemos perder la esperanza de que siga haciéndolo, pero con nuestra ayuda, porque si no es así lo va a tener difícil.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Carlos no sé como las administraciones no son capaces de controlar todo esto. Pero lo que más me sorprende es la foto del mosaico ¿estás seguro de que lleva ahí 1600 años? si es así me parece que es todo un descubrimiento. Bonita entrada a pesar de todo....

    ResponderEliminar
  3. Mediados del siglo IV, así es que del año 350 más o menos.

    ResponderEliminar
  4. Cuanto mejor conozco a las personas mas quiero a mis perros!.

    ResponderEliminar
  5. Por mi trabajo y mi afición, cada día creo menos en el ser humano... somos el cáncer de este planeta...

    ResponderEliminar
  6. Carlos desgraciadamente esto es el pan de cada día...Me parece que no hay río por pequeño que sea, que en algún momento de su cauce no se encuentre con algún vertido de estos...
    El problema viene de que de cada 100 personas que ven eso, a 90 les parece algo normal, así que poco hay que hacer... Y encima la administración pasa del tema, porque ya me diréis si una patrulla del Seprona que ve eso no sabe de sobra que eso es una ilegalidad...
    Así nos va...acabaremos siendo el culo del mundo como sigamos así.

    ResponderEliminar
  7. me recuerda a mi pueblo, el rio limia a su paso estaba lleno de bogas, peiexes, ranas y renacuajos y truchas, nos sentabamos a la orilla del remonte del puente a pescar bogas mientras que los mas veteranos se atrevían con la "mioca" lombriz a tentar alguna trucha,en verano nos bañabamos y pescabamos ranas.
    ahora voy y el cauce esta seco, contaminado, no hay ningún pez, ni niños pescando en su orilla, para echarse a llorar
    esto ya lo comente en una entrada del blog de Alfredo, en fin que más se puede decir.
    por cierto te voy a copiar una emergente que tienes por ahí.
    felicidades por la página y saludos desde Plasencia
    el río de mi infancia es e Limia a su paso por Xinzo de Limia (ourense)

    ResponderEliminar
  8. Verdaderamente una pena ,Carlos, pero somos así por naturaleza y nos va a costar mucho cambiar.... quizás cuando sea demasiado tarde....

    ResponderEliminar
  9. Those mosaics are a pretty cool find. I recently came across a bunch of refuse in a stream near me. It is a shame that most humans are so ignorant and inconsiderate of nature.

    ResponderEliminar
  10. Si te lo has tomado así cuando has visto ese río como está, no sé que te entraría si hubieras visto ese mismo río aún más contaminado muy cerca de su cabecera. Lo de este río es un escándalo. Es de los ríos más contaminados de la zona centro, si no el más contaminado.

    ResponderEliminar