El embalse de los gigantes.

www.barbosconmosca.com

Cuando el pescador desciende del coche y acompañado por sus aparejos comienza a caminar por estas escarpadas orillas, no se siente solo, parece que una presencia le acompaña en su deambular, se antoja vigilado por gigantes, gigantes de roca que circundan todas y cada una estas agrestes orillas, cual vigilantes celosos del dorado tesosoro que mora en sus aguas, guardan que el pescador muestre su debida pleitesía antes de permitirle obtener el oro que guardan las profundidades.

Ciertamente así me sentí cuando comencé a caminar por las escarpadas orillas de mi último destino. Pequeño, pequeño y abrumado por la enormidad de los colosales bolos de granito que ocupaban las orillas que le hacían a uno tener cierta sensación de no estar solo, además de conformar una belleza sin igual en el paisaje, es uno de los embalses más bonitos que he visitado, además de los más exigentes físicamente, pues según la zona elegida, puede que estemos toda la jornada saltando como las cabras de roca en roca, que por otro lado es sumamente divertido.

www.barbosconmosca.com 

En cuanto a la pesca también me lleve más de una sorpresa, a pesar de saber a ciencia cierta que es un lugar con cierta presión de pesca, me sorprendió enormemente la franqueza con la que los barbos entraban a los engaños, en muchas ocasiones incluso repitiendo el ataque, comportamiento que hace años no veía.

En honor a la verdad he de confesar mis sensaciones, creo que puede sacar algo más de la cuarentena de barbos, y a pesar de quedar absolutamente maravillado, la satisfacción no era plena, pues todos tenemos un cierto grado de amantes de los retos y sinceramente en ocasiones me llegó a parecer excesivamente fácil pescar barbos en estas aguas, puede sonar incluso un tanto idiota, pero para mi gusto la mayoría de los peces me parecieron muy sencillos de engañar, con lo que la cosa perdía cierto encanto.

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

(Si, una carpa y no, no me he hecho carpero...pero se puede hacer alguna excepción de vez en cuando)

No significa que esto sea algo negativo, sino más bien lo contrario, es genial y de cara a un pescador nobel esto puede suponer todo un aliciente, pero personalmente eche en falta algo más de picardía a la que me tienen acostumbrado los barbos de la mayoría de los lugares, no obstante de vez en cuando es genial darse un buen festín, seguro que repetiré pues es muy bueno tras jornadas como la anterior en el “river wild”.

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

Otro aspecto muy positivo de la jornada, es que me permitió pescar con todo tipo de moscas, pude probar nuevos modelos y pescar con algunas no tan habituales, incluso durante un rato abandone la pesca con mosca seca y me dedique a hacerlo con pequeños streamers y woollies, que me proporcionaron algunas capturas muy entretenidas.


12 comentarios:

  1. Enhorabuena por la cuarentena de barbos... Lo bueno de estos días es poder pescar con otros engaños como wollies... Y casi no enganches mas carpas... no te vaya a gustarrrrr!!! Me hace gracia lo que comentas al pescar una carpa... ja ja ja... Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, ya sabes Carlos que no soy muy carpero, pero si veo una de cierto tamaño con posibilidades de ser engañada no la dejo.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Enhorabuena Carlos! 40 barbos no se pescan todos los días, desde luego. Es cierto que esos días que se dan tan bien casi casi se hace aburrido tener que pelear con tanto pez que encima no nos lo ha puesto muy difícil. Pero como dices, uno de esos festines después de visitar escenarios complicados es todo un placer. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los días no, en buena medida el brazo lo agradece porque terminas con una buena tendinitis.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Carlos!! Como dices, cuando los peces se pone tan faciles y se capturan tantos ejemplares el encanto claro que lo pierde. Pero de vez en cuendo una jornada así da un placer muy satisfactorio. Pero no todo el mundo se puede hacer con cuarenta ejemplares por lo que te mereces un gran reconocimiento por ello compañero. Enhorabuena Carlos!!!

    El lugar que muestras en esas fotos es espectacular con todas esas piedras tan grandes. Me encantan esos escenarios con esos bolos gigantes en los que puedes subirte e ellos y visualizar muy bien a los barbos o esconderte detrás de estás rocas para que no te visualicen.

    Un saludo Compañero y felicidades otra vez por esa jornada Carlos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, gracias a ti por tus entusiastas comentarios, siempre son muy positivos.

      Como digo es curioso porque el lugar ya esta bastante tocado y suele haber días muy complicados, pero me toco la china y menos mal...porque este sitio lo tengo un tanto lejos.
      Un saludo amigo.

      Eliminar
  4. Enhorabuena por la jornada y el lugar precioso.
    Ya me gustaría a mi que en La Serena fuesen tan confiados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero, en la Serena a estas alturas están muy muy tontos, por mi experiencia la mejor época es finales de abril, entonces si se pueden conseguir hasta cincuenta, es también un lugar muy especial.

      Eliminar
  5. Cuarenta barbos son muchos barbos! en especial en esta época, que a mediodía suelen retirarse casi todos.

    Mira que me quiere sonar el sitio...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te suena por algo será...jajja.
      Aunque busque nuevas zonas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Aún siendo muchos peces y fáciles de pescar como dices, no pierde ni un ápice de interés para aquel que no experimenta esas sensaciones a menudo. Y uno siempre debe sacar las cosas positivas de la jornada, como la de poder probar muchas moscas con éxito.
    El lugar también me suena un montón, pero no podría asegurarlo.
    Saludos y enhorabuena por la jornada tan fructífera.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose, seguro que para quien no esta muy acostumbrado habría explotado de felicidad.
      Un saludo.

      Eliminar