Plan B.

Llegas al embalse de turno y te encuentras hormigas de ala, las ves en las plantas, por el suelo e incluso en el agua, lo más lógico es prometérselas felices y pensar que la pesca será coser y cantar…pero ay amigo!

www.barbosconmosca.com       

En muchas ocasiones los barbos pueden rompernos todos los esquemas y en parte esto tiene buena culpa para que cada día aprecie mas a estos caprichosos peces, lo más gracioso es que habiendo hormigas por el agua, ni un solo barbo se dignaba a comer ni una sola de ellas, resultando inútil lanzar una imitación, pero realmente no querían ni mirarla.

Barbos se podían ver por todas las orillas y aguas adentro, pero estaban más interesados en remover los fondos, quien sabe si debieron darse un opíparo atracón días atrás, pero con la hormiga no había nada que hacer.

El plan B, podría haber sido pescar con ninfas, pues claramente mostraban actividad en el fondo, pero el barbo es un pez curioso y con un gran instinto depredador, por lo que la técnica a seguir fue mostrar en superficie algo llamativo y distinto a las hormigas que pululaban por la zona.

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com             

Moscas generosas en tamaño y en colores llamativos conseguían resaltar entre los insectos naturales, llamando la atención de muchos de los barbos, para que unos pocos se decidieran a probar.

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com

www.barbosconmosca.com               

En definitiva otra jornada fructífera, siendo muchos los barbos pescados y aunque en esta ocasión no di con ningún leviatán si salieron una par bastante majos, pero sobre todo la gran mayoría mostraba una fuerza desmedida que marcaba un contrapunto con los mismos peces semanas atrás, las lluvias han traído agua fresca y alimento que los barbos han sabido aprovechar.

www.barbosconmosca.com


13 comentarios:

  1. Desde luego estos peces son geniales rompiendo esquemas, pero se ve que tu supiste reconducir la situación, ¡enhorabuena!. Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son geniales,con una variedad de comportamientos increíbles.
      Un saludo Jorge.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por la jornada Carlos. Y por tu ingenio.
    Veo que eres de "los míos" y no cambias a la ninfa fácilmente, aunque no quieran hay que conseguir hacerlos subir como sea.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, pues incluso en días en los que comen a seca, por variar pesco con ninfas.
      No tengo problema en pescar a ninfa, solo que este día si buscaba las subidas...
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Muy buenas Carlos. No veas con los barbos. Enhorabuena por esa jornada. Personalmente a mi me gusta cuando los barbos se comportan así. Me gusta probar y probar hasta conseguir la tecla.

    Sin ir mas lejos esta mañana me ha pasado algo parecido, Por el agua, las orillas y vegetación del embalse habia hormigas con sus alas ya caidas y los barbos no subian a la hormiga que tenia puesta, hasta que con una avispa los he hecho subir a comer. Jejeje, es que estos peces son muy listos.

    Por cierto! Unas fotos geniales!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justo lo que me paso, de hecho la avispa consiguió muchas picadas.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola Carlos, he leido tu articulo sobre el calzado para practicar wet wading, por curiosidad, vas a escribir algo sobre el resto de ropa empleada para tal fin? Soy un novato y me parece realmente interesante. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roberto, ya esta aclarándose la cosa en los foros, si te diré que es una buena idea para un futuro articulo, apunto la idea.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Carlos¡¡¡ Es curioso ese comportamiento que describes. Hace varios años, en un embalse de Sierra Morena hubo una eclosión como nunca había visto... Había reculas en las que no se veía el agua por la cantidad de hormigas que acumuló el viento, pero... ni una sola cebada. Donde los insectos flotaban dispersos sí comian en superficie cebandose aquí y allá, pero jamás he visto barbos tan selectivos. Podía ver como se desplazaban en bancos a un palmo de la superficie desdeñando las hormigas de mayor tamaño. Iba con el kayak y pude observar este comportamiento durante horas. ¡¡¡No conseguí engañar a ninguno!!! Desesperante. Desde esa jornada llevo imitaciones de hormiga en varios tamaños y hago incapie en las más pequeñas. Aquel día entendí que ante la abundancia de comida, estos bichos se vuelven de lo más selectivos. De todos modos lo importante es saber cambiar la estrategia a tiempo como has descrito en tu entrada. A mi me costó entender aquello pero la pesca siempre nos sorprende y nos enseña...gracias a Dios.
    Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis, que alegría verte por estos lares!

      Muchas personas creen que no hay selectividad en los barbos, pero en determinadas situaciones si ocurre, como la vivida por ti.
      Muy interesante lo de llevar la misma mosca en distintos tamaños, es algo que también suelo hacer.
      Un saludo amigo!

      Eliminar
  7. Supongo que a veces la abundancia de algo, hace que lleguen a aborrecerlo, si esto está disponible durante días seguidos. Pero la imprevisibilidad de los peces, es lo que hace de la pesca algo más entretenido.
    El caso es que supiste amoldarte a la sotuación y obtuviste tu recompensa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También ocurre con las masivas eclosiones de mayflies en USA, de hecho los días de plena eclosión la pesca se torna en algo muy complicado.
      Un saludo Jose.

      Eliminar