Tierra mágica.

Cuando uno está pescando en absoluta soledad, alejado muchos kilómetros de cualquier zona poblada, no puede evitar sentir cierto sobrecogimiento y la sensación de no estar realmente “solo”.

Y es que nuestra piel de toro es por encima de cualquier cosa una tierra mágica, con una increíble historia aun por descubrir en muchos lugares, y una de las cosas que mas disfruto cuando estoy pescando en lugares recónditos es observar los alrededores en busca de esa “magia”.

www.barbosconmosca.com

Mi última jornada no fue realmente muy brillante en cuanto a la pesca, pues la población de barbos en este antiguo embalse es bastante reducida, tanto en cantidad como en tamaño, aun así algunos pequeños peces me hicieron disfrutar un buen rato. Pero lo que realmente disfrute fue de la “aventura”, pues me propuse dar la vuelta completa al embalse en busca de orillas perdidas, la ruta total rondaba los 20 km, pero con ganas de descubrir no hay distancias.

www.barbosconmosca.com             

www.barbosconmosca.com         

La sensación es que estas tierras fueron pobladas desde hace muchos siglos (cosa que ahora no), por personas con un gran respeto hacia la naturaleza y sus criaturas, como así lo demuestran varios “tótems” con forma de toros que hay próximos, criaturas adoradas y respetadas por antepasados de los que ya hemos olvidado sus creencias.

www.barbosconmosca.com          

Como digo la “orilla prometida” no fue muy satisfactoria en cuanto a la pesca, pero tuve la inmensa fortuna de encontrarme con dos tumbas antropomorfas perdidas en medio de la nada, sobrecoge tocar la piedra que fue tallada para en enterramiento muchos siglos atrás, aproximadamente en el siglo IX como denota la forma adaptada para la cabeza.

www.barbosconmosca.com         

www.barbosconmosca.com           

Los antiguos no hacían las cosas al azar, y si aquí había una necrópolis es sin duda por la “energía” de la zona, energía que siente el pescador al caminar por estas olvidadas sendas.

Salir a pescar no es solo atrapar peces, es mucho más y afortunadamente vivimos en una tierra que puede ofrecer innumerables vivencias.


3 comentarios:

  1. Coincido plenamente con tu última reflexión. De hecho tengo ganas de pescar un embalse que hay en Galicia, en el que se pueden pescar barbos en un asentamiento romano muy grande e incluso pescarlos junto a unas termas romanas.
    Es una aventura pendiente, pero merecerá la pena.

    Saludos y enhorabuena por esa jornada tan especial.

    ResponderEliminar
  2. Genial día de pesca!
    Tú lo has dicho, salir a pescar no solo es atrapar peces! Lástima que no todos entiendan eso y se pierdan estas sensaciones que nos da la pesca.
    Desde luego el lugar, con las ruinas y las tumbas, tiene un nosequé especial...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. En nuestras salidas todo cuenta Carlos, y tú sabes cómo mostrarlo: Tumbas de otra épocas, embalses olvidados, construcciones de viviendas... La verdad que puedes pedir más: Barbos y magia.
    Carlos, esas tumbas tenían un hueco en el interior para meter algunas cosas que consideraban muy importantes y así enterrarlas con la persona que fallecía?? lo digo porque en una zona de un rio de mi zona hay unas tumbas son iguales, pero con el hueco que te comento, y son una pasada, son una reliquia.

    ResponderEliminar