PLENITUD



Nada como esto, nunca había tenido un lance parecido al que pude vivir la semana pasada, reconozco que mis salidas a por lucios con mosca fueron mucho más numerosas al comienzo de los años 90, por aquella época de hecho era lo que más pescaba, con caña de línea 5, pues es lo que tenía.

Recuerdo jornadas memorables en cuanto al número de capturas en el mítico embalse de Santillana y muchos viajes al Esla por Valencia de Don Juan, hoy en día estos lugares no son ni la sombra de lo que fueron. Durante estos años me dedique de pleno a los lucios, y realmente saque muchos, pero siempre se me resistió llegar a capturar uno verdaderamente grande, en muchos casos es cuestión de pura lotería.

Llevaba muchos años sin regresar a por ellos, salvo alguna salida esporádica con bolo a la espalda y realmente creí que tener un gran ejemplar al otro lado de la línea no sería algo alcanzable, no saliendo como media una jornada cada dos años…solo sería con un golpe de suerte.



La jornada de la sorpresa comenzó con el típico día bueno para ir a por lucios, nublado y sin viento, sin hacer un frío excesivo. Comencé como se comienzan estas jornadas, con mucha fe y ganas de lanzar, ganas que todos sabemos van disminuyendo conforme pasan las horas lanzando, pescar lucios con mosca no es cómodo, las cosas como son.

Muchas fueron las posturas en las que lance mi mosca, posturas de las que estas casi seguro que pueden esconder un pez, pero la intuición parecía no acertar, parecía no acertar hasta que llegue a aquel muro…








Un muro de piedra que penetraba en el agua hacia la oscuridad del fondo, a unos 12 metros de la orilla el muro formaba una especie de cueva al tener enfrente una enorme roca de granito, en ese momento supe que algún lucio tenía que acechar ahí, tal vez no en el momento en el que yo pretendía meter ahí mi mosca, pero si en algún instante del día, el lugar era demasiado bueno para tender emboscadas como para que un gran depredador no lo utilizara.

Bien, lance mi mosca justo donde tenía que hacerlo, el hueco entre el muro y la roca seria de algo menos de un metro de ancho y situado a unos 3 metros de profundidad, deje que el streamer comenzara a hundir, para una vez llegado al fondo, a lo más oscuro de la oquedad comenzar a recoger, pero algo impidió que alcanzara su destino.

De repente la línea dejo su movimiento de descenso y comenzó a desplazarse lateralmente, algo ha picado!!, me dije e inmediatamente, clave con fuerza y trate de evitar que el pez en su primera arrancada se ocultara en la cueva o se dirigiese hacia el muro, esa era la idea, pues no creí que fuera a oponer resistencia, lo normal es que se tratase de un lapicero.

Pero cuando trate de arrastrarlo fuera y la respuesta fue un tremendo empujón, doblando la caña y con unas embestidas que solo me podían hacer liberar línea me di cuenta que no era lo que yo pensaba. Llego al muro sin poder evitarlo y sentí como si me estuvieran clavando pequeñas espinas en la espalda, sentía como el bajo rozaba con las piedras sin poder hacer mucho más rezar por que no rompiera, posteriormente vi los daños y lo que hubiera pasado de no montar un bajo de acero mucho más largo de lo normal, cosas de la suerte.

En mi afán por evitar perder lo que podría ser el lucio de mi vida termine metido en el agua por encima de la cintura, no iba a perder semejante ejemplar solo por mojarme, todos mis alrededores eran rocas cuarteadas en las que cortar el bajo y no podía permitirlo ni dar tregua al depredador.








Y al fin lo tuve en mis manos, y no sabía muy bien qué hacer con él, no es sencillo agarrar un pez de este tipo y por principios no pensaba meterle los dedos en las agallas como por desgracia es costumbre ver entre demasiados pescadores. Con las manos temblando por la subida de adrenalina pude agarrarlo e inmortalizarlo en algunas fotografías, dejándolo varado en el agua de la orilla a sabiendas de que en cualquier coletazo se escaparía, pero creo que no merecía un mal trato, todo lo contrario.







Me cuesta expresar lo que sentí en esos momentos, puedo confesar que temblaba, y me duro un buen rato. Como un niño que pesca por primera vez, temblando de emoción.

 Después de recuperarlo brevemente pudo regresar a su lugar y yo sencillamente me quede sentado en una piedra analizando una y otra vez lo que había sucedido, solo lamento una cosa, y es que estos momentos son fugaces, duran muy poco. Ojala se pudiera vivir esa sensación durante más tiempo…pero tal vez si fuera así perderían parte de su magia, no?





Gracias por estos instantes de plenitud.



4 comentarios:

  1. Bonito sitio, lance y pez (y fotos)... ¡y yo aún sin mojar garfio con los lucietes invernales!, jo.
    Gracias por tu entrada, me ha despertado instintos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Tremenda entrada Carlos!!! Fantásticamente descrita, te hace meterte en el relato como si lo estuvieses viviendo.
    Enhorabuena por ese momento mágico con un animal envidiable

    ResponderEliminar
  4. Los trofeos siempre nos haràn temblar ;-)
    Qué raro un lucio sin dientes !

    ResponderEliminar