BLACK HIGHLANDS (I).


De nuevo regresamos en busca de los beceros , mágicas sierras perdidas en medio de ninguna parte, alejadas de toda ciudad o carretera, en esta ocasión Jesús fue mi compañero de aventuras.
No siempre todas las expediciones son de locura, ni siempre me encuentro con ríos repletos de cientos de peces, y esta vez no fue sencillo cumplir el objetivo.




Los arroyos y ríos que fuimos explorando no tenían el agua esperada para esta época del año, muy escasos de caudal condicionaron las jornadas, creo que hicimos mas kilómetros entre zonas de pesca que los recorridos desde casa, eso si, disfrutando de la magia de estas salvajes sierras.

Aunque recorrimos muchos puntos finalmente fue un pequeño río que visitaba por primera vez, el que nos dio las primeras capturas, sin grandes peces, pero si muy bravos y francos.



Bonitos beceros en su mayoría y algún pequeño comizo que entraron francos la la imitación de avispa, realmente no tuve que utilizar una ninfa ni cambiar a imitaciones mas complejas, cogían perfectamente a avispa de cilindro de foam, todo un éxito.



A pesar de pasar una primera jornada no muy prodiga en capturas, si fue muy útil en cuanto a exploración, visitamos varios ríos, y otro nuevo embalse. Realmente me apasionan estas "sierras negras", y a pesar de llevar algunos años explorándolas siempre tengo la sensación de que aun me quedan docenas de sitios que visitar.






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada